La Muy Ilustre y Noble Orden de los Caballeros de la Cuchara de Palo nació oficialmente en Guarromán un diez de marzo de 1990, aunque su protohistoria hay que situarla el día de Nochebuena de 1983, que fue cuando sus primeros miembros comenzaron a reunirse evocando una tradición de los colonos alemanes y suizos que repoblaron Sierra Morena. Sus antecedentes hay que buscarlos en el siglo XVIII, cuando en 1767 con la promulgación del Fuero de Población por el rey Carlos III, se crearon las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, la llamada tierra de Olavidia, entre las que se encuentra Guarromán, la Carolina, Carboneros etc., con colonos venidos en su mayoría de Centroeuropa (Alemania y Suiza), y algunos otros de Galicia, Cataluña y Valencia.

Se pretendió entonces hacer una sociedad modelo de agricultores, en la que se reconocía por primera vez el derecho a la enseñanza primaria de los niños, y el reconocimiento al trabajo de la mujer, así como el derecho a elegir por votación a los alcaldes de cada departamento, los cuales hacían también funciones de jueces de paz.

Esta elección tenía lugar cada 24 de diciembre a las tres de la tarde, en casa del alcalde saliente, pues el cargo tenía una duración de un año que comenzaba a regir desde el día uno de enero. Cada día de Nochebuena, a las tres de la tarde, acudían los cabezas de familia a elegir a su alcalde, y por ser día tan señalado y víspera de festivo,  aquellos agricultores de olivos estaban dispensados de las faenas agrícolas durante esa tarde, por lo que después de haber votado se quedaban a comer en casa del alcalde saliente, quien invitaba a los 10 o 12 cabezas de familia de su departamento, como acto de buena vecindad y anticipando la tradicional cena de Nochebuena.

El día uno de enero todos los alcaldes elegidos eran invitados en su palacio a una comida por Pablo de Olavide, superintendente y artífice de las Nuevas Poblaciones, según consta Archivo Histórico Nacional  (Inquisición, leg. 1.862, nº 14)

Cumplimos en esta primavera treinta dos años de existencia formal e ininterrumpida, y si ómicron nos lo permite, haremos entrega entonces en Linares de los galardones correspondientes a la trigésima edición de los Premios Nacionales Cuchara de Palo, que este año han recaído en los siguientes personajes e instituciones:

La Casa de Andalucía en Cataluña; será nombrada Comendadora de Honor su presidenta Francisca Marín, por su defensa de la cultura andaluza en Cataluña a través de su gastronomía tradicional.

El cocinero Enrique Sánchez, alma mater del programa Cómetelo, de Canal Sur TV, por su encomiable labor de divulgación y puesta en valor de las cualidades culinarias y saludables del aceite de oliva virgen extra, seña primera de nuestra identidad gastronómica.

El médico cardiólogo, especializado en trastornos del ritmo cardiaco,  José Ángel Cabrera Rodríguez, considerado uno de los mejores médicos de España por sus investigaciones y avances en el ámbito de su especialidad.

Al escritor, catedrático de Derecho Civil y magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía,  Miguel Pasquau Liaño, especialmente enraizado en nuestra cultura jiennense.

La Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO); se investirá Comendado de Honor a su presidente Juan Antonio Alonso Resalt, por la meritoria labor de los cronistas oficiales para investigar y divulgar la cultura culinaria tradicional de los pueblos de España, como uno de sus principales referentes de identidad.

En la actualidad la Orden de la Cuchara de Palo no sólo trata de que sus miembros ejerzan como notables amantes de la buena mesa, sino que difundan igualmente desde sus diferentes responsabilidades profesionales las bondades saludables, gastronómicas y terapéuticas de la cocina que se oficia en la geografía española con aceite de oliva virgen extra, y pretende ser también un agente dinamizador de las investigaciones y los estudios sobre el aceite de oliva virgen extra, en particular y, de forma general, sobre la Cultura y la Dieta Mediterránea.

¡Y en ello estamos y seguimos!

© José María Suárez Gallego

Publicado en Diario JAÉN el 7 de enero de 2022