LA CUCHARA DE PALO INICIA LOS ACTOS EN HONOR AL CENTENARIO DE LA LLEGADA DE ANTONIO MACHADO A BAEZA (1912-2012)

La Muy Ilustre y Noble Orden de Caballeros de la Cuchara de Palo, cuya sede está radicada en Guarromán, celebró el sábado 10 de marzo de 2012, coincidiendo con la fecha del XXII aniversario de su fundación, un capítulo extraordinario en Baeza para preparar los actos que va a llevar a cabo durante los próximos meses en esta ciudad con motivo del centenario de la llegada a ella del poeta Antonio Machado en 1912.

Al encuentro asistieron, además de los miembros numerarios de la Orden, algunos componentes de la Academia de Gastronomía del Alto Guadalquivir, que degustaron un menú tradicional baezano cuyo eje culinario fueros unos guiñapos con conejo, que preparó magistralmente la anfitriona de la casa, Leni Parrilla, siguiendo el viejo recetario familiar.

El capítulo se desarrolló en las dependencias del Palacio de los Avilés, propiedad de Antonio Parrilla Viedma y cuyo edificio, que tiene inscripciones en su fachada de 1704, está ubicado en la céntrica calle Sacramento, de Baeza. Precisamente, este histórico edificio pasará a ser próximamente la sede baezana de la Orden de la Cuchara de Palo, motivo por el que está previsto celebrar allí un acto capitular dedicado tanto al universal poeta andaluz como a la gastronomía de la ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Al respecto, el presidente y maestre prior de la Orden, José María Suárez Gallego, precisó que se visitará el Paraninfo de la antigua Universidad de Baeza y el aula en la que Machado impartió clases en cuya percha una esclavina de la Orden, propia de los primitivos monasterios, con una mancha –un lamparón– de aceite de oliva, en honor al prestigioso y recordado poeta andaluz que en su poeta autobiográfico hablaba de su “torpe aliño indumentario”.

La Orden de Caballeros de la Cuchara de Palo tiene sus orígenes en los colonos alemanes y suizos que repoblaron Sierra Morena en el siglo XVIII, teniendo como fin primordial la defensa de la Cultura del Olivo, en su vertiente social como árbol de la paz, y en sus aspectos culinarios propagando las excelencias del aceite de oliva como pilar de la cultura mediterránea.

(Texto y foto de Silverio Fernández, Diario Jaén).